Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Palabras claves

Últimos temas
» Luna, lunera (soneto)
Vie Ene 06, 2017 9:49 am por Administradora: Nélida

» Hé tirado una botella al mar
Mar Ene 03, 2017 7:34 am por Administradora: Nélida

» Los lentes del tío
Miér Dic 28, 2016 1:46 pm por Administradora: Nélida

» Bella noche
Lun Dic 26, 2016 10:49 am por Administradora: Nélida

»  Feliz Navidad
Sáb Dic 24, 2016 5:51 am por Administradora: Nélida

» Para llegar a una meta, pensar que es posible
Lun Dic 05, 2016 7:06 pm por Administradora: Nélida

» Mi gato es “ Don gato, con treta” (poema)
Jue Nov 24, 2016 3:53 pm por Administradora: Nélida

» Ayer y hoy
Mar Nov 22, 2016 12:17 pm por Administradora: Nélida

» Amar-Amor(soneto)
Lun Nov 14, 2016 10:27 am por Administradora: Nélida

Enero 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031     

Calendario Calendario

Compañeros

Crear foro

Foroactivo en Facebook Pagina Foroactivo en Facebook YouTube de ForoactivoTV Foroactivo en Twitter

Los miembros más etiquetados

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 35 el Dom Abr 10, 2016 7:16 pm.

Cargando el Pasado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cargando el Pasado

Mensaje por Administradora: Nélida el Mar Ago 25, 2015 6:42 am

" />

Dos hombres iban caminando por el campo, al acercarse a un río, se encontraron con una mujer, que quería cruzar al otro lado, pero que no sabía como hacerlo, ya que no había ningún puente.

El primer hombre se ofreció amablemente: Si quieres podemos llevarte en brazos hasta el otro lado del río y ella aceptó agradecida su ayuda.

Así que los dos hombres entrelazaron sus manos, la levantaron y la llevaron hasta el otro lado del río.

Después de seguir sus caminos, uno de ellos de pronto se quejó amargamente, ¡mira mi ropa!, dijo. Está toda sucia de barro por haber cruzado a esa mujer, la espalda me duele y me siento muy cansado.


El otro hombre simplemente sonrió y asintió con su cabeza. Más adelante, el segundo hombre se quejó nuevamente, ya no puedo seguir adelante, me duele todo, todavía siento el esfuerzo, dijo.

El primer hombre miró a su compañero, que ya estaba en el suelo quejándose y le dijo:


¿Te has preguntado porqué yo no me estoy quejando? La espalda te duele, porque todavía estás llevando a la mujer en tus brazos, pero yo la bajé apenas cruzamos el río."



“Así es como somos nosotros llevamos las cargas del pasado sobre nuestros hombros, ponemos una caja llena, de odios, frustraciones, resentimientos, envidias, celos, y muchísimas cosas más, que con el pasar de los años, se hace más pesada, hasta que un día, como el hombre de la historia, nos duele hasta el alma por el tremendo esfuerzo”



Administradora: Nélida
Admin

Mensajes : 433
Fecha de inscripción : 22/02/2014
Edad : 43
Localización : Argentina

Ver perfil de usuario http://beatriz.foroargentina.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.