Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Palabras claves

Últimos temas
» Luna, lunera (soneto)
Vie Ene 06, 2017 9:49 am por Administradora: Nélida

» Hé tirado una botella al mar
Mar Ene 03, 2017 7:34 am por Administradora: Nélida

» Los lentes del tío
Miér Dic 28, 2016 1:46 pm por Administradora: Nélida

» Bella noche
Lun Dic 26, 2016 10:49 am por Administradora: Nélida

»  Feliz Navidad
Sáb Dic 24, 2016 5:51 am por Administradora: Nélida

» Para llegar a una meta, pensar que es posible
Lun Dic 05, 2016 7:06 pm por Administradora: Nélida

» Mi gato es “ Don gato, con treta” (poema)
Jue Nov 24, 2016 3:53 pm por Administradora: Nélida

» Ayer y hoy
Mar Nov 22, 2016 12:17 pm por Administradora: Nélida

» Amar-Amor(soneto)
Lun Nov 14, 2016 10:27 am por Administradora: Nélida

Enero 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031     

Calendario Calendario

Compañeros

Crear foro

Foroactivo en Facebook Pagina Foroactivo en Facebook YouTube de ForoactivoTV Foroactivo en Twitter

Los miembros más etiquetados

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 35 el Dom Abr 10, 2016 7:16 pm.

El poder de las palabras

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El poder de las palabras

Mensaje por Administradora: Nélida el Jue Ago 20, 2015 11:17 am



[img][/img]
El poder de la palabra


Cuenta la historia que en cierta ocasión, un maestro se dirigía a un atento auditorio dando valiosas lecciones sobre el poder de la palabra y el influjo que ella ejerce en nuestra vida y la
de los demás. De repente fue interrumpido por un hombre que le dijo airado:

¡No engañe a la gente!
El poder está en las ideas, no en la palabra. Todos sabemos que las palabras se las lleva el viento. Lo que usted dice no tiene ningún valor!
El maestro lo escucha con mucha atención y tan pronto termina, le grita con fuerza:
¡ Cállate, estúpido; siéntate, idiota !
Ante el asombro de la gente, el aludido se llena de furia, suelta varias imprecaciones y, cuando estaba fuera de sí, el maestro alza la voz y le dijo:
-Perdone caballero, lo he ofendido y le pido perdón. Acepte, por favor, mis sinceras excusas y sepa que respeto su opinión, aunque estemos en desacuerdo.
El Señor se calma y le dijo al maestro:
-Lo entiendo... y también yo le presento mis excusas por mi conducta. No hay ningún problema, y acepto que la diferencia de opiniones no debe servir para pelear sino para mirar otras opciones.
El maestro le sonrió y le dijo:
"Perdone Usted que haya sido de esta manera, pero así hemos visto del modo más claro, el gran poder de las palabras. Con unas pocas palabras le exalté y con otras le he calmado.
"


Administradora: Nélida
Admin

Mensajes : 433
Fecha de inscripción : 22/02/2014
Edad : 43
Localización : Argentina

Ver perfil de usuario http://beatriz.foroargentina.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.